logotipo ciencia arcana.com





Aceite de SIEMPREVIVA (para mantener viva una inquietud)
Precio:12Euros

Amuleto TETRAGRAMATON (protección)
Precio:33Euros

Aceite de CLAVO (atracción)
Precio:12Euros

Colgante plata " OJO DE HORUS " 2 X 2.5 cm
Precio:25Euros

ORACIONES

 

Hola amigos,


En esta sección voy a incorporar una serie de oraciones que espero os puedan ser de utilidad, ya que a veces es necesario dentro de los rituales, el poder agregarlas, a fin de dar más intensidad y potencialidad a nuestro deseo.
Así por ejemplo, en algunos rituales de trabajo, dirigidos a San Pancracio, lo ideal es dirigirnos a él, directamente, a través de su oración particular. Y lo mismo con el resto de santos o entidades.
O también, simplemente, si queréis dirigiros hacia un santo o entidad cualquiera, en alguna petición particular, aunque no sea a través de velas, sino simplemente una oración desde el interior de vuestro corazón hacia el santo de vuestra devoción.
He intentado poner la mayor variedad posible, tocando varios temas, pero claro, siempre habrá una en la que no he pensado. De forma que si necesitáis una oración en particular, no dudéis en preguntarme. Intentaré por todos los medios localizarla para vosotros.
No hace falta que os diga que toda oración es un pedido, una súplica, hacia la entidad de vuestra devoción, con lo cual hay que buscar un lugar en el que estéis tranquilos, relajados,  sin ruidos y en completa paz. Un poco de música, un poco de incienso, quizás una vela para dar un poco de luz… y luego dejar hablar vuestro corazón.

 

imagesCAAZEEJW.jpg 

 

ORACIONES PARA EL TRABAJO Y EL DINERO

 


ORACIÓN PARA EL TRABAJO
San Judas Tadeo, intercesor en todo problema difícil, Consígueme un trabajo en que me realice como humano y que a mi familia no le falte lo suficiente en ningún aspecto de la vida. Que lo conserve a pesar de las circunstancias y personas adversas. Que en él progrese, mejorando siempre mi calidad y gozando de salud y fuerzas. Y que día a día trate de ser útil a cuantos me rodean. Asocio tu intercesión a la Sagrada Familia, De la cual eres pariente y prometo difundir tu devoción Como expresión de mi gratitud a tus favores. Amén.

 

ORACIÓN DE LAS DIFICULTADES ECONÓMICAS
Señor, que has creado todo el universo, y has dotado a la tierra de riquezas suficiente para alimentar a todos los hombres que habitan, Ven en nuestra ayuda. Señor, que cuidas de los lirios del campo y de las aves del cielo, los vistes, los nutres y los haces prosperar, Manifiesta sobre nosotros tu providencia paterna. Ayúdanos, Señor, ya que nuestra salvación sólo puede venir de hombres honestos y buenos, Infunde en el corazón de nuestros prójimos El sentido de la justicia, de la honestidad, y de la Caridad. Cuida de nuestra familia que confiadamente espera de ti el pan de cada día. Fortalece nuestros cuerpos. Da serenidad a nuestra vida, A fin de que podamos corresponder más fácilmente, a tu gracia divina, Y sentir que sobre nosotros, Sobre nuestras preocupaciones y angustias, Vela tu amor de Padre. Amén.


 

ORACIÓN A JUAN DEL DINERO
Oh, Don Juan del Dinero, haz que por medio de este velón con el cual invoco la sublime influencia del Padre Eterno, para obtener éxito y adelanto en todos los actos de mi vida, para allanar todas las dificultades que hayan en mí camino. Invoco la ayuda del Espíritu Santo para que la buena estrella alumbre mi camino. Invoco al Dios de las alturas para que mi negocio, mi casa, prosperen y mi persona reciba un mensaje de buena suerte enviado por la Divina Providencia. Oh, Gran Poder imploro tu suprema Majestad para que mi camino se vea iluminado por el faro de la fortuna. Oh! Gran Poder de Dios quita de mi camino todo obstáculo que mis enemigos traten de ponerme.

 

ORACIÓN A SAN EXPEDITO. (Dinero rápido. Problemas)
Señor, tú que nos has dejado a San Expedito como modelo en la confesión de la fe, él, que permaneció fiel y con valentía hasta el extremo de prefirió la muerte antes que renunciar a su condición de cristiano.
Concédenos discernir entre el bien y el mal y tener un corazón dócil para seguirte. Danos fortaleza y perseverancia para vencer las dificultades que encontremos en nuestro camino.
Llena nuestra alma con tu espíritu para que seamos tus testigos. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

  

ORACIÓN SAN ONOFRE. (Dinero)
Bendito san Onofre, en el nombre del Gran Poder de Dios, hacedor de toda cosa vidente en el Universo, te pido que veles por mí. Me postro a tus pies para presentarte mis necesidades (Hacer petición). Espero San Onofre tu bendición para conseguirlo lo que aquí te pido, en tus manos deposito mis necesidades y en particular esta que te pongo bajo tu protección. Alcánzame ¡Oh San Onofre¡ esta petición. Amen, Jesús; amen.

 

ORACIÓN PARA LA FORTUNA
En nombre de nuestro Señor Jesucristo, Padre, Hijo y Espíritu Santo, sólo un Dios en esencia y trino en personas; yo te invoco, Espíritu, Espíritu, Espíritu Bienhechor, para que seas mi ayuda, mi apoyo, protejas mi cuerpo y alma, acrecientes mis riquezas, seas mi tesoro por la virtud de la Santa Cruz, de la pasión y muerte del Todopoderoso; yo te requiero por todos los Ángeles de la Corte Celestial, por los padecimientos de la bienaventurada siempre Virgen María y por el Señor de los ejércitos que ha de juzgar a los vivos y a los muertos.
A vos que sois Alfa y Omega. Emperador de Reyes, Mesías, Señor Dios mío, a quien todos los Santos invocan, yo os considero y os bendigo y, por vuestra preciosa sangre que derramasteis para salvar al pecador, os suplico os dignéis celebrar mis votos. Amén.
Tres Padre Nuestro a la Santísima Trinidad y un Padre Nuestro al Eterno Padre porque siga mis pasos. Amén.

 

JUAN DEL TRABAJO
Hermano de todos los Mártires que viven en este mundo de luchas y sufrimientos. Te pido la gracia de conseguir un trabajo para ganar el sustento de cada día y no me falle la alegría de mi bienestar. Siempre condúceme por el camino del bien y la prosperidad. Concédeme esta gracia.

 

ORACIÓN A SAN PANCRACIO. (Salud y trabajo estable)
Glorioso san Pancracio, te pido humildemente que intercedas por mi ante el Señor y me concedas los dones preciosos de la salud y el trabajo. Haz que conozca los secretos ocultos que conducen a obtener la salud, para que de esta manera pueda yo corregir mis errores y darte gracias infinitas por ello. Hoy, al recordarte en este momento tan crucial de mi vida, te nombro mi abogado defensor, para que así logre la alegría de vivir a través de una buena salud y un trabajo digno, estable y bien pagado. Gracias san pancracio por estos dones que los damos ya por recibidos. Rezar un padrenuestro.
Se utiliza una imagen de san Pancracio durante la oración que se efectuara a las 12 del mediodía durante 9 días seguidos. El velón de color verde, amarillo y lila deberá permanecer encendido 30 minutos.
Se escribirá una petición en un papel fino con tinta verde que se introducirá en el interior del velón para que arda con él.

 

ORACIÓN DEL TRABAJADOR
Jesús, María y José al levantarme te pido trabajo, salud y progreso; José Labrador, acompáñame donde voy a ganar mi pan con el sudor de mi frente, los tres ángeles de Jesús me acompañen, los siete abogados del trono de Jesús vayan conmigo, que hablen por mí donde voy a solicitar.
San Joaquín, San Pablo, San Miguel, invoco también, y estos siete credos que rezo me ayuden por Jesús, María y José.
¡Oh, Dios mío, si yo he negado pan a mi hermano habiendo tenido oportunidad de darle, sea por trabajo o por caridad, perdóname mi ignorancia el haber faltado a tu ley. (Rezar Tres Padre Nuestro y tres Avemaría.)


 

ORACIONES PARA PEDIR PROTECCIÓN

 

ORACIÓN A SAN ALEJO
Oh glorioso San Alejo mío!, tú que tienes el poder de alejar todo lo malo que rodea a los escogidos del Señor te pido que alejes de mi a mis enemigos. Aléjame de Satanás, aléjame del mentiroso y hechicero así como también del pecado y por ultimo aleja al que viniera a mi para hacerme daño. Ponme tan lejos de los malos que jamás me vean. aleja los insensatos que quieran hacerme mal. Acércame al señor para que con su divina gracia me cubra de todo lo bueno y me reserve un puesto a la sombra del Espíritu Santo, Amen, Jesús. Así sea.

 

ORACIÓN A SAN CIPRIANO
Oh, Señor San Cipriano, tú que fuiste abogado contra todo maleficio de hombres y espíritus diabólicos, de serpientes y animales venenosos y de todo acecho y hechicería.
Oh, Bendito San Cipriano, yo te pido y te ruego que me libres de todos los daños conocidos y por conocer, que desarmes a todos mis enemigos carnales y descarnados, que me salves cuando sea perseguido, que interpongas para con Dios, tu influencia y santidad para que ningún maleficio o influjo me pueda afectar.
Concédeme poderoso Santo el ruego que te pido para que así pueda seguir alabando al altísimo. Amén.

 

ORACIÓN A SAN JORGE. (Corte)
¡Oh Dios, que nos alegras con los méritos y la intercesión de tu bienaventurado mártir San Jorge! Concédenos consigamos por tu gracia los beneficios que pedimos (hacer petición).

Que mis enemigos, si tiene ojos, no vean, si tienen oídos, no me oigan, si tienen boca no me difamen, si tienen manos, no me agarren, si tienen pies que no puedan caminar y que todo el mal que me deseen se les vuelva contra ellos.

Porque yo andaré noche y día cercado y circulado con las armas de San Jorge, andaré tan libre como anduvo Nuestro Señor Jesucristo nueve meses en el vientre de la Virgen María. Amén. 

 

ORACIÓN A SAN JORGE
Oh Dios, que nos alegras con los merecimientos y con la intercesión de tu bienaventurado mártir san Jorge. Concédenos que consigamos por tu gracia beneficios que pedimos ahora por su intercesión. Por Jesucristo, Señor. Amén.
Repetir la oración 2 veces al día. Al levantarnos y al acostarnos. Durante 7 días de duración en Luna creciente. Se dice la oración a lo largo de 6 meses, empezando un viernes. La vela de color rojo y verde y tendrá que estar encendida 30 minutos.

 

ORACIÓN DE LA MANO PODEROSA CONTRA ENEMIGOS

En nombre de Dios todopoderoso, le pido permiso para que según vire esta vela,  se vuelva a mis enemigos todo lo malo que me estén haciendo a mí, a mi casa y a todo lo que me pertenezca, porque en justicia de Dios no les debo nada, que la envidia, el rencor y el odio, y en mala hora la maldad, se vuelva contra ellos mismos. Al poder supremo le pido me libre de mis enemigos y que todo el mal que quieran para mi, se revoque en ellos.
Tres padres nuestros y tres aves marías.

 

ORACIÓN A LA SANTA CRUZ DE CARAVACA
¡Santa Cruz de Caravaca! A tu poder yo me acojo, por tu abogada yo te escojo y si tu fuerza me saca de la pena que hoy me ataca, te traigo en pena y señal incienso, mirra y benjuí y con alma limpia y pura una pequeña figura de mi persona en metal.
Cruz bendita y soberana que obras tantas maravillas, te aclamo en frases sencillas cada día de la semana y nunca en vano pues ya no cabe ni duda que al mundo tu fuerza escuda y a quien rendido te nombra lo cobijas con la sombra de tu poderosa ayuda. Amén.

 

ORACIÓN DE FUERZA CONTRA EL MAL. (Oración a la santa cruz de Caravaca)
Santa cruz de Caravaca, me acojo a tu poder grandioso para que tu fuerza me aleje de la pena que me aflige.
Oh, cruz celestial, por tu poder dame el bien y líbrame de todo mal. Inclina, señor, vuestro oído a mi suplica, con la cual imploro el amor y la comprensión del prójimo. Guiadme, santa cruz de Caravaca en el transito de mi vida terrena e iluminadme y preservadme en los momentos más peligrosos.
A realizar ante una cruz de Caravaca durante un mes seguido. El velón de color blanco y azul se encenderá 15 minutos. Hay que escribir en un papel fino, con tinta de color amarillo, el deseo que estamos solicitando e introducirlo en la vela para que arda con ella.

 

ORACIÓN PARA LA PROTECCIÓN
La Luz de Dios me rodea, el Amor de Dios me envuelve, el Poder de Dios me protege, la Presencia de Dios vela por mí, dondequiera que yo estoy, Dios está conmigo.

La Luz de Dios me rodea, el Amor de Dios me envuelve, el Poder de Dios me protege, la Presencia de Dios vela por mí, dondequiera que yo estoy, Dios está conmigo.

La Luz de Dios me rodea, el Amor de Dios me envuelve, el Poder de Dios me protege, la Presencia de Dios vela por mí, dondequiera que yo estoy, Dios está conmigo.

 

ORACIÓN A SAN CIPRIANO
En tu nombre, san Cipriano, yo rezo y cargo con mi devoción. Líbrame de todo peligro y daño del prójimo, líbrame de lo malo y de todo animal rabioso y venenoso, líbrame de la mala lengua de algún malqueriente mío, líbrame del maleficio y ensalzamiento maligno, dirígeme con toda felicidad y seguridad en mis viajes, aclárame el camino, aleja de mi los peligros y malhechores.
También de toda tentación de mis enemigos. Permíteme que aunque tengan lengua, no me hablen. Esta gracia te la pido por tu santidad y por lo que en tu vida juraste ser defensor contra los daños y peligros que rodean al hombre te ruego, santo mío, que así me alcances para mí por intersección gloriosa para Dios. Amén.
Realizar dos veces al día. Al levantarse y acostarse. Durante 7 días en luna creciente. Debe de repetirse a lo largo de 6 meses seguidos. Comenzando un viernes.

 

HOGAR LIBRE DE COSAS INDESEABLES
"YO SOY" la presencia gobernante dirigiendo en perfecto orden divino, comandando la armonía, la felicidad y la presencia de la opulencia de Dios en mi mente, mi hogar y mi mundo.

Gracias Padre que ya todo está hecho. Amén y amén.

 

ORACIÓN A SAN LUIS BELTRÁN (contra maleficios y todo género de enfermedades) 
Criatura de Dios, yo te juro, ensalmo y bendigo en nombre de la santísima trinidad: padre, hijo y espíritu santo. Tres personas y una esencia verdadera de la virgen María, nuestra señora concebida, sin manchas del pecado original: virgen antes del parto, en el parto y después del parto. y por la gloriosa santa Gertrudis, tu querida y respetada esposa, once mil vírgenes, señor san José, san Roque y san Sebastián y por todos los santos y santas de tu corte celestial, por tu gloriosísima encarnación, gloriosísimo nacimiento, santísima pasión, gloriosísima resurrección, ascensión: por tan altos y santísimos misterios; que creo y con verdad, suplico a tu divina majestad, poniendo por intercesora a tu santísima madre abogada nuestra, libres y sanes a esta afligida criatura de esta enfermedad, mal de ojos, accidentes y calenturas y otro cualquier daño, herida o enfermedad. Amén. Jesús.
No mirando la indignidad en persona que prefiere tan sacrosantos misterios. Con buena fe te suplico señor, para más honra tuya y devoción de los presentes, te sirvas por tu piedad y misericordia para sanar y librar de esta herida, llaga, dolor, humor o enfermedad, quitándole de esta parte y lugar. No permita tu divina majestad que le sobrevenga accidente, corrupción ni daño, dándole salud para que con ella te sirva y cumpla tu santísima voluntad. Yo te curo y ensalmo, Jesucristo nuestro señor redentor te sane, bendiga y haga realidad tu voluntad. Amén. Jesús. Consumatum est. Consumatum est. Amén. Jesús.  
 

 

ORACIÓN A SAN MIGUEL. (Defensa. Protección)
Arcángel San Miguel, defiéndenos en la lucha, se nuestro amparo contra la maldad y las insidias del demonio. ¡Oh, señor nuestro Dios!, te pedimos suplicantes y tú príncipe de la celeste milicia con divino poder, lanza al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para perder las almas. Amén

 



ORACIONES VARIAS

 

ORACIÓN DE LA DESATANUDOS
Santa María llena de la presencia de Dios, durante los días de tu vida aceptaste con toda la humildad la voluntad del Padre, y el maligno nunca fue capaz de enredarte con sus confusiones.

Ya junto a tu hijo intercediste por nuestras dificultades y , con toda sencillez y paciencia, nos diste ejemplo de cómo Madre Nuestra, pones en orden y haces Más claros los lazos que nos unen al señor. Santa María, madre de Dios y madre nuestra .Tú que con corazón materno desatas los nudos que entorpecen nuestra vida, te pedimos que recibas en tus manos a.............................

Y que lo libres de las ataduras y confusiones con que nos hostiga el que es nuestro enemigo Por tu gracia, por tu intercesión con tu ejemplo, líbranos de todo mal, Señora Nuestra, y desata los nudos que impiden nos unamos a Dios, para que, libres de toda confusión y error, lo hallemos en todas las cosas, tengamos en él puestos nuestros corazones y podamos servirle siempre en nuestros hermanos,amen.

 

ORACIÓN DE LA DESATRANCADERA
Oh! despojo de desatrancadera que dios dio poder para crear y que san Juan en el cáliz te bautizó. yo te pido y suplico a ti poderoso despojo de desatrancadera, por la virtud que dios te dio, que a mi cuerpo desatranque y no le entre bala alguna, ni filo, ni justicia militar, ni oraciones violentas, ni conjuros, ni invocaciones espiritistas.
Poderosa desatrancadera, desatrancadera, desatrancadera, tú detendrás a mis enemigos y me desatrancarás de todo mal.
(Esta oración debe hacerse los martes y viernes)

ORACIÓN DEL ESPÍRITU VENCEDOR
Dirigidme, Señor mostradme vuestros dones. Dadme lo que os pido por mediación del glorioso, ANGEL VENCEDOR. Guiadme por el buen camino, guiadme pues por el camino recto para poder adorar al que todo lo puede; dadme salud y fuerzas para poder adorar al altísimo que todo lo dirige; enseñadme a corresponder a vuestras gracias y bendecir vuestro nombre:
Concededme así mismo, como lo hacéis a vuestros fervientes fieles, la perseverancia en la virtud y el consuelo y alivio de todas mis aflicciones y enfermedades. Amen.
Se reza un padre nuestro y se pone un velón ‘vencedor’.

 

ORACIÓN PARA CUALQUIER SOLICITUD. ORACIÓN A SAN CIPRIANO Y SANTA JUSTINA
Lleguen mis suplicas a todos los espíritus celestes superiores para que ellos intercedan por mi ante el glorioso trono del altísima. Soberano hacedor de todo lo creado, a fin de que se digne por la poderosa intercesión de Eloim y Gehovam acceder a este mi humilde ruego. (Decir lo que se desea obtener).
Os suplico San Cipriano y Santa Justina no olvidéis esta petición mía que hoy os hago. Elevadla al altísimo. Para que con vuestro ardor e intercesión sé que me será concedida. Gracias de antemano os doy.
Rezar dos veces al día, por la mañana y por la noche mientras arde la vela 15 minutos. Se escribirá en un papel fino lo que se solicita y se introducirá en la vela de color amarillo y rojo para que arda con ella.

 

ORACIÓN A SAN EXPEDITO
¡Glorioso mártir y bendito protector, san Expedito! sin atender a nuestros desméritos y sólo confiados en tus merecimientos, y lo que es más, en lo infinito de la preciosísima sangre de Jesucristo, humildemente te pedimos nos alcances una fe humilde y abundante en buenas obras y verdaderos frutos de vida eterna, y una esperanza firme que jamás desfallezca, aún en medio de los trabajos y de las más amargas penas, una ardiente caridad que día a día nos inflame más y más en el amor divino y nos haga ver en el prójimo un hermano y verdadera imagen de nuestro buen dios. Que en todos nuestros pensamientos, palabras y obras no busquemos, sino la gloria de dios. que jamás nos apartemos de la enseñanza de nuestra santa madre, la iglesia. Que siempre veamos en el supremo pastor al representante de Jesucristo en la tierra. Te suplicamos también nos alcances del señor, días de serenidad y de calma para nuestra madre iglesia, de ventura y prosperidad para nuestro país. Que los enfermos encuentren su remedio, los culpables su perdón. Que los justos perseveren, que los infieles reciban, con provecho de sus almas, la luz del evangelio. Que los que abandonen este valle de lágrimas, descansen en el ósculo del señor y que las almas de los fieles difuntos descansen en sempiterna paz. Haz por último, glorioso mártir, que el señor nos conceda la gracia que por tu mediación pedimos en esta oración (si es para su mayor gloria) y que habiendo confesado a Jesucristo aquí en la tierra, merezcamos, con el auxilio de su gracia, confesarlo entre los bienaventurados, en medio de las dulzuras del cielo.

Amén. (Aquí pide lo que deseas).

Señor, da poder a san Expedito y concédeme lo que pido por su intercesión. Tres padre nuestros, tres glorias.

 

ORACIÓN A SAN FRANCISCO DE ASIS
Oh padre mío, prodigio de santidad, dotado de gracia, atlante del cielo, asombro del mundo, imagen viva de Jesucristo, varón apostólico, juez de los entendimientos, mártir de deseo, sustentáculo de la fe, espada contra los herejes, crédito de las maravillas de dios, a quien los brutos obedecen, los peces escuchan, las aves alegres festejan, a cuya voz los mares y elementos se rinden, y la naturaleza desconoce sus leyes, reparador del mundo que con las luces de vuestra enseñanza exhortaste y convertiste príncipes, magistrados, pueblos y ciudades, consuelo de afligidos, patriarca de pobres, báculo de ancianos, patrón de viudas, defensa de ancianos, medicina de enfermos, ministro de la santísima trinidad. Ángel. Serafín. Patriarca. Profeta. Confesor. Virgen. Alférez de Jesucristo. Columna de la iglesia. Os suplicamos que por los méritos de nuestro señor Jesucristo, y por vuestra intercesión nos alegréis los favores que os pedimos en esta oración, para mayor honra y gloria de Dios nuestro señor, en cuya voluntad nos resignamos conformes, que nuestro deseo es verlo, nuestro temor es perderle, nuestro dolor no gozarle, nuestro goce el amarle y la vida de nuestra alma la deseamos para alabarlo eternamente en la gloria. Amén

Se recomienda usar una medalla o estampita de san francisco de asís, durante el rezo de esta oración.

  

ORACIÓN A SAN JUDAS TADEO
Glorioso Apóstol de Jesús, San Judas Tadeo, mi poderoso, Protector y abogado, haya aquí postrado a vuestros pies para exponeros mis necesidades espirituales y temporales. Dignaos arrojar vuestra mirada de bondad sobre mi atribulado corazón y experimente mi alma los sentimientos de vuestra ternura y misericordia, y favorecido por las gracias que prodigáis a vuestros devotos en las horas de dolor, obtenga de vuestra piedad. Ayuda y protección en la presente necesidad... Deposito toda mi confianza en vuestro poder. Consoladme y libradme de tantas penas como sufro. Haced que me resigne siempre a la voluntad de Dios: no me queje nunca de la tribulación y corresponda con más fidelidad al amor de mi dulcísimo Jesús. Amén.

 

ORACIÓN A SAN JUDAS TADEO (en momentos de gran aflicción o cuando nos parece estar privados de toda ayuda visible y en casos desesperados) 
San judas, glorioso apóstol, fiel servidor y amigo de Jesús. El nombre del traidor que entregó a tu querido maestro en manos de sus enemigos ha sido la causa del olvido de muchos, pero la iglesia te honra e invoca como el universal patrón de casos desesperados. Ruega por mí, que soy tan miserable, te imploro usar del privilegio particular que se te concedió, de proporcionar ayuda pronta y visible en casos desesperados. Ven a mi asistencia en esta gran necesidad y que pueda recibir los consuelos y socorros del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, sobre todo...  (se hace la petición) y que pueda bendecir a Dios contigo y todos los escogidos por toda la eternidad. te prometo oh, bendito san judas, no olvidar este gran favor, no cesar de honrarte, como a mi especial y poderoso patrón. Y con todas mis fuerzas fomentar la devoción a ti. Amén. 

 

ORACIÓN A SAN FRANCISCO JAVIER
Amantísimo Santo, a ti vengo con la fe de mi alma cristiana a buscar consuelo y a suplicaros con todo el afecto que os profeso me consigáis por vuestra poderosa intersección, la gracia que a continuación os pido (decir petición). Aquí ante tu imagen dejo la necesidad de mi súplica.
Tu eres mi esperanza. Tú eres mi consuelo de tu divina providencia esté en mí en cada momento.
Rezar un Padre Nuestro y un Ave María.

 

ORACIÓN A SAN PEDRO APOSTOL
Gloriosísimo san Pedro, príncipe de la iglesia y de los apóstoles, cuya sede establecisteis en roma, y cerca del trono de los césares, combatiendo el error y la impiedad del gentilismo que dominaba el mundo, confundiendo la impiedad de simón el mago a la vista de un pueblo inmenso, en presencia del mismo emperador Nerón, haciendo triunfar el nombre de Jesucristo; haced que seamos del número de aquellos que creyendo en el verdadero dios, no den oídos a los consejos del demonio, ni se dejen sorprender de sus asechanzas, si no que, poniendo toda nuestra confianza en dios e imitando en todo vuestra fe, vuestra caridad y vuestra inmensa virtud, merezcamos la eterna bienaventuranza. Amén.

Se recomienda usar una medalla o estampita de san Pedro durante el rezo de esta oración.

 

ORACIÓN A SANTA LUCIA
Gloriosa santa Lucía, que cerrados los ojos a las cosas terrenas, merecisteis abrirlos con mejor vista a los celestiales, gozando adornada con las aureolas de virgen y mártir, la visión clara de Dios; otórgame de su majestad, que ilustrados con su gracia los ojos de mi entendimiento, los cierre siempre a las cosas de la tierra, y abiertos sólo a las del cielo, llegue a verle en bienaventuranza, mediante la pureza del alma y al martirio o vencimiento de mi cuerpo. y alcánzame también el favor que pido en esta oración, si conoces ha de ser para mayor gloria de tu sagrado esposo y bien mío. Amén.

 

ORACIÓN A SANTA RITA
Dios te salve, gloriosa santa Rita, cuyo nacimiento fue presagio de futura santidad, como se vio luego en tu infancia, viniendo las abejas a formar un panal en tus labios, y cuyo nombre, revelado por el cielo, significa rectitud, porque ésta fue siempre la norma de tu vida; alcánzame del señor lo que te pido en esta oración y que guste la dulzura de tus palabras y que a tu imaginación corra con pie seguro por la senda de tus divinos preceptos, que es la única que conduce a la suprema felicidad. Amén.

 

 ORACIÓN A SANTA TERESITA
Omnipotente y eterno Dios, que te has complacido en darnos en santa Teresita un modelo de amor y entrega filial a ti, nuestro padre amorosísimo: te damos gracias por este favor y te pedimos nos ayudes a corregir nuestras faltas, a adquirir verdadera virtud, a amarte de todo corazón, y complacerte en todo, a no negarte ningún sacrificio que nos exijas y a darte gusto por nuestra prontitud en cumplir, cual cariñosos niños, todo lo que nos mandes, a fin de que puedas ser siempre nuestro padre, cuyo único anhelo es vernos felices en la tierra y un día en el cielo. Y tú, santa Teresita, que nos has enseñado prácticamente, cómo hay que hacerse niño para llegar así, por un camino seguro, al corazón de dios, y por este divino corazón al reino de los cielos; alcánzanos la gracia de ser siempre muy humildes y sencillos en nuestro pensar y obrar, puros y castos en toda nuestra vida, a fin de que merezcamos un sitio en la casa de nuestro padre celestial. Amén.

 

ORACIÓN A SEBASTIÁN DE APARICIO “el beato”  (para encontrar objetos perdidos)
Te ruego san Aparicio, que según apareció el niño Jesús por tu poder y paciencia, hagas también que todo aquello que yo busque aparezca al invocar tu glorioso nombre, que todo mi bien perdido aparezca, que al pasar por algún tránsito escabroso se presente en mi compañía el ángel de mi guarda enviado por dios; intercede por mi, que al tiempo que mis labios pronuncien las tres palabras: “aparezca”, ha de aparecer, san Aparicio me lo entrega, que se descubran y desaparezcan los obstáculos que hayan ocasionado la pérdida de aquello que te encomiendo me busques, no desoigas mis súplicas que de corazón te hago; jamás te pediré un imposible, todo será justo y religiosamente me pertenecerá, así es que según apareció el niño perdido, el cual tú mismo entregaste a la legítima madre. Quiero también, que lo hagas con lo que a mí me pertenece. Amén Jesús.
Alabanzas a san Aparicio
Celebre todo cristiano
El dulce nombre Aparicio
Que su poderosa mano
Nos entregue lo perdido.
(Aquí se pide lo que se desea)
nota: esta oración se hará tan pronto algo se pierda o quieran que aparezca.  
 

 

ORACIÓN AL JUSTO JUEZ
Hay leones y leonas que vienen en mi contra: deténganse, como se detuvo mi señor Jesucristo ante el “dominus deo” diciéndole al justo juez: “señor, a mis enemigos veo venir y por eso te pido que sus ojos no me vean, que sus manos no me toquen, que sus bocas no me hablen, que sus pasos no me alcancen. Aquella santa camisa en la que tu hijo fue envuelto, es la misma que yo traigo puesta, y por ella me he de ver libre de prisiones, de malas lenguas, de hechicerías y maleficios; y para lo cual me encomiendo a todo lo angélico y sacrosanto, y me amparen los santos evangelios, pues primero nació el hijo de Dios. Que vosotros lleguéis derribados a mí, como el señor derribó el día de pascua a sus enemigos. De quién se fía es de la virgen María y de la hostia consagrada que se ha de celebrar con la leche de los pechos virginales de maría santísima. Por eso te pido verme libre de prisiones, no ser herido, ni atropellado, ni mi sangre derramada, ni morir de muerte repentina, también me encomiendo a la santa Veracruz. Dios conmigo, yo con él, Dios delante, yo detrás de él. Jesús, maría y José.
Se rezará todos los días, un credo al gran poder de dios y salve a la santísima virgen, y debe poner su nombre el que lleve la oración consigo. Padre, hijo, espíritu santo. Amén. Jesús.

 

ORACIÓN AL MILAGROSISMO NIÑO DE ATOCHA
Sapientísimo niño Jesús de atocha, general protector de todos los hombres, general amparo de los desvalidos, médico divino de cualquier enfermedad. Poderosísimo niño, yo te saludo, yo te alabo en este día y te ofrezco estos tres padrenuestros, avemarías con gloria, en memoria de aquella jornada que hiciste, encarnado en las purísimas entrañas de tu amabilísima madre, desde aquella ciudad santa de Jerusalén hasta llegar a belén.
Por dichos recuerdos que hago en este día, te pido me concedas lo que suplico, para lo cual presento estos méritos y los acompaño con los del coro de los querubines y serafines, que están adornados de perfectísima sabiduría, por los cuales espero, preciosísimo niño de atocha, feliz despacho en lo que te ruego y pretendo, y estoy cierto que no saldré desconsolado de ti, y lograré una buena muerte, para llegar a acompañarte en el belén de la gloria. Amén.

(Aquí se hace la petición y se rezan tres padrenuestros, tres avemarías y gloria).

 

ORACIÓN A UNA SENTENCIA JUDICIAL
Tú, Señor, Rey de la Justicia, haz que prevalezca la verdad divina por mediación de tus doce ministros. Concédeme la luz y el perdón.
Haz de tu pecho fuerte y poderoso mi escudo para los ojos de mis enemigos nunca me encuentren. Préstame tu fuerza de guerrero para combatir la injusticia y acoge mi devoción que de corazón te ofrezco.
Hágase la justicia para todos y para siempre. Concédeme la gracia de recibir la luz y merecer tu protección. 

 

ORACIÓN A SAN ISIDRO LABRADOR
Omnipotente y sempiterno Dios, en cuya presencia es preciosa la muerte del justo y abominable la del pecador, os ruego humildemente por la muerte santísima de vuestro dulcísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo y por la intercesión de vuestro siervo San Isidro Labrador, me deis la perseverancia final en vuestra gracia y una feliz y santa muerte, abrazado en vuestro amor y pronunciando los dulcísimos nombres de Jesús, María y José. Así sea.

 

ORACIÓN DE LA BUENA SUERTE
Salud, Dinero y Amor, felicidad ansiada por todos en el Juego y el Amor; siempre te tengo en mi mente – Oh! Don Juan de la Buena Suerte – Te hago esta invocación para que en algo me ayudes. Tú que siempre has protegido al apostador necesitado, que pobre y desamparado siempre de Ti se ha confiado. – Así sea – Amen

 

ORACION PARA LOS QUE VIVEN SOLOS
Señor, acércate a todos los que viven en soledad
Y cuyo corazón está a punto de desfallecer.
Adóptalos.
¡Es tan duro vivir en el abandono, sin madre, ni mujer y sin hijos!
¡Es tan humillante saber que se molesta a los demás con sus penas!
Reanima a los que viven en el desierto que su Egoísmo crea en torno a ellos.
Y cuando la tarde plomiza oprima su pecho;
Cuando sus sienes ardorosas golpeen fuertemente
Cuando la soga o la pistola les obsesione como una
Pesadilla, pero también como una liberación posible
¡Ah! En tan espantosa sequedad envíales él frescor y la ternura de tu consuelo.
Amén.

 

BUEN CAMINO
Yo invoco la sublime influencia del Padre Eterno para obtener éxito y adelanto en todos los asuntos de mi vida y para allanar todas las dificultades que hayan en mi camino. Invoco la ayuda del Espíritu Santo, para que la buena estrella alumbre mi camino y me espante la mala sombra que me siga.
Invoco al Dios de las Alturas, para que mi casa prospere, aunque mi empresa y mi persona reciba un mensaje de buena suerte, enviado por la Divina Providencia.
¡Oh, Gran Poder Oculto!, imploro tu suprema majestad para que me apartes del peligro, en el momento preciso, y para que mi camino se vea iluminado por el Faro de la Fortuna. Yo recibiré las infinitas bendiciones del Cielo.
Creo en Dios Padre Todopoderoso. Amén.

 

ESPÍRITU DE LA BUENA SUERTE
Oh, misterioso espíritu que diriges todos los hilos de nuestra vida! Desciende hasta mi humilde morada; ilumíname para conseguir por medio de los secretos azares de la lotería, el premio que ha de darme la fortuna y con ella la felicidad y el bienestar que recibirá mi alma; observa mis intenciones que son puras y sanas y van encaminadas en bien y provecho mío y de la humanidad en general. Yo no ambiciono riquezas para mostrarme egoísta o tirano; deseo dinero para comprarme la paz de mi alma, la ventura de lo que amo y la prosperidad de mi esperanza. ¡Oh! Soberano Espíritu, si tu crees que debo pasar todavía muchos días sobre la tierra, sufriendo las incomodidades que el destino me repara, hágase tu voluntad; yo me resigno a tu decreto pero ten en cuenta mis sanos propósitos en este momento en que te invoco la necesidad en que me encuentro y si está escrito en el libro de mi destino, sean satisfactoriamente atendidos mis votos que están expresados con toda sinceridad en mi corazón. Amén.

 

ORACIÓN DEL PERDÓN
¿Cuántas veces perdonaré a mi hermano? Le perdonaré, no siete veces, sino setenta veces siete veces. Aquí tenéis una máxima de Jesús que llamará vuestra atención y hablará muy alto a nuestro corazón. Fijaos en esas palabras de misericordia de la creación tan sencilla, tan resumida y tan grande en sus aspiraciones que Jesús da a sus discípulos, encontraréis siempre el mismo pensamiento. Y responde a Pedro “Tu perdonarás pero sin límites. Tu perdonarás siempre cuanta ofensa te hagan; Tú enseñarás a tus hermanos ese olvido de sí mismo que les hace invulnerables contra el ataque, los malos actos y las injurias : Tú serás benigno y humilde de corazón, no midiendo nunca su mansedumbre; tú harás en fin lo que deseas que el Padre haga por Ti”.
Perdonad, sed indulgentes, caritativos y hasta pródigos de vuestros años. Dad porque el Señor os dará; perdonad porque el Señor os perdonará; bajaos, porque el Señor os levantará; humillaos, porque el Señor os hará sentar a su derecha.
Espiritistas, no olvidéis nunca, que tanto en palabra como en acciones, el perdón de las injurias no debe ser una palabra vana; si os llamáis espiritistas, sedlo pues: olvidad el mal que os han podido hacer, y no penséis sino en una cosa, el bien que podáis hacer. Dios sabe lo que mora en el corazón de cada uno, feliz, pues aquel que todos los días puede dormirse diciendo: “nada tengo contra mi prójimo”.

 

  

angel.gif 

 

ORACIONES PARA LOS ANGELES

 


ANGEL DE LA GUARDA
¡Oh Ángel benignísimo de mi guarda, tutor mío!
Maestro, guía, ayo, defensor y sapientísimo consejero y fidelísimo amigo mío,
a quien estoy encomendado por la bondad del Señor desde el punto en que nací,
Hasta la postrera hora de mi vida,
¡Cuánta reverencia os debo, sabiendo que estáis presente donde estoy!
¡Y cuanta devoción os debo servir, por el amor con que miráis por mí!
¡y qué gran confianza debo tener teniéndoos a mi lado, para mi defensa!
Pues, enséñame Ángel Santo:
Amparadme y guiadme por el camino derecho y seguro a esa santa ciudad y no permitáis
Que yo haga en vuestra presencia cosa que os ofenda y que no me atreviera a hacer sin vergüenza delante de otro hombre como yo;
Representad mis deseos y miseria al Señor,
Alcanzadme el remedio de ellas,
En su infinita bondad.
Amén.

 

ORACIÓN A SAN RAFAEL
Dirigidme señor y mostradme vuestros dones, para ser del todo agradecido a tanta liberalidad, y así por medio del arcángel san Rafael guiadme, como guiasteis al joven Tobías y le enseñasteis a corresponder a vuestras gracias y a bendecir vuestro nombre; por la intercesión, libradme también de mi ingratitud, y haced que reconozca vuestros incomprensibles favores, a fin de engrandecer por ellos vuestras misericordias.
concededme así mismo, como a Tobías la existencia de vuestro santo ángel, el don del consejo de todas mis dudas; la perseverancia en la virtud y universalmente, el consuelo y el alivio en todas mis aflicciones y enfermedades. Amén.

Padre nuestro y ave maría. Esta oración debe hacerse diariamente al arcángel.

 

ORACION A SAN MIGUEL
San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha; Se nuestro ampara contra la perversidad y las acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él el poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, Príncipe de la milicia celestial, con la fuerza que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas.

 

ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL (cuando os sintáis atacados por las pasiones) 
Dios y señor de los ángeles, a quienes encomendáis la guarda de los hombres: os ofrezco los merecimientos de estos soberanos espíritus y los del príncipe de los ángeles, que por sí y por medio de sus ministros guarda la naturaleza humana, para que me guardéis de todo pecado y me concedáis una pureza angélica. Gloriosísimo príncipe de la corte del cielo, excelentísimo arcángel san Miguel, grande primer ministro de Dios, amigo de Jesucristo y muy favorecido de su santísima madre, defensor de la iglesia y abogado de los hombres, pues tanto favorecéis a vuestros devotos, haced que yo los sepa amar y servir. Alcanzadme del señor lo que deseo y pido en esta oración a mayor honra y gloria suya el provecho de mi alma. Amén. 

 

INVOCACIÓN A LOS SIETE ARCÁNGELES
Miguel, Miguel, Miguel, Príncipe de los arcángeles, de los corazones agradecidos de todos brotan cantos de Alabanza. Por tu Celestial Presencia todos en la Tierra te adoran. Dios que vienes del Sol con todo lo que el nombre implica.

Miguel, Miguel, Miguel, que los Ángeles de la Guarda de tus legiones Celestiales vengan a liberar a todos. Purifica, ilumina, manifiesta la gloria de la perfección de la Luz que todos pueden Ser.

Jofiel y Chamuel, Gabriel y Rafael, Uriel y Zadkiel y poderosas Huestes de Luz. Querubines y Serafines de los Reinos de Gloria rasgad ahora el velo que ofusca nuestra visión humana.

Benditos Siete arcángeles, pidiendo iluminación, invocamos vuestra presencia en himnos de alabanzas a vosotros. Mantenednos consagrados en el cumplimiento del Plan de Dios para, con pureza, ser vuestros ministros.


 

ORACIONES DE SALUD

 

PARA MANTENER LA SALUD
Eleve mis ojos hacia ti, oh, eterno y me sentí vigorizado. Tú que eres mi fortaleza, no me desampares en esta prueba; en tu infinita bondad espero por medio de ti, recuperar la salud para poder seguirte. Agobiado estoy bajo el peso de mis iniquidades, más ayúdame, pues bien conozco las flaquezas de mi espíritu. No apartes la mirada de mi! y dame la oportunidad de que, salvando mis errores, mi espíritu pueda servirte hasta el final de mis días. Amén.
Recitar 3 ó 4 veces al  día a lo largo de una semana de luna creciente. Encender una vela de color verde durante 30 minutos  en cada oración.

 

ORACION PARA PEDIR LA SALUD
Padre nuestro, que estás en los cielos, al igual Que el sol ilumina la tierra y le da color y vida, él Nos recuerda tu amor. Porque es en ti en quien vivimos, Nos movemos y existimos. De la misma manera que has estado entre nosotros muchas veces. A la hora de la dificultad, en el pasado, continúa bendiciéndonos ahora con tu ayuda. Mira, Señor, con bondad lo que se está haciendo en provecho mío. Guía con sabiduría al médico y todos los que cuidan de mis necesidades. Préstales tu fuerza curativa, para que me sea devuelta la salud y la fortaleza. Y te daré gracias Por tu generoso y solícito cuidado. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

 

ORACION POR UN ENFERMO GRAVE
Señor Jesucristo, Redentor de los hombres, Que en tu pasión quisiste soportar nuestros sufrimientos y aguantar nuestros dolores; te pedimos por …. que está enfermo(a); tú que lo ) has redimido aviva en él (ella) la esperanza de su salvación y conforta su cuerpo y su alma. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
A ti recurro, oh san José, protector de los moribundos, Que a tu muerte estuvieron presentes Jesús Y María. Por el amor que tenías a ellos, te Pido por este (a) hermano (a) nuestra (a), que se encuentra en el momento de la agonía, bajo tu protección, líbralo (a) de las insidias del enemigo, Y libre ya de la muerte eterna, llegue a la gloria Eterna. Amén.

 

ORACION POR UN MORIBUNDO
Señor, Padre de misericordia, Dios de toda Consolación, en la inmensidad de tu amor, mira a este (a) hermano(a) nuestro(a) en su dolor. Por la Pasión y muerte de tu Hijo Unigénito concédele la Gracia del arrepentimiento y del perdón, para que en el camino de esta vida encuentre en ti un juez Misericordioso. Y ya purificado (a) de toda mancha Por la Sangre misma de tu Hijo, pueda así en la Entrar vida eterna. Clementísima Virgen, Madre de Dios, consoladora De los que sufren, intercede ante tu Hijo divino por este (a) Hermano(a) nuestro (a). Confórtalo(a) con tu maternal auxilio para que no tema las angustias de la muerte, sino que pase alegremente, guiado (a) por ti, a la patria de los bienaventurados.

 

 

ORACIONES PARA LA  FAMILIA

 

ORACIÓN A LA MANO PODEROSA
En nombre de Dios Todopoderoso, le pido autoridad celestial para que cuando fije esta oración detrás de la puerta principal de mi hogar, retire a todos mis enemigos y que el mal que quieran hacerme, que se evapore en el espacio infinito, porque yo mal a nadie hago y que Dios Todopoderoso bendiga mi hogar y que el pan nuestro de cada día nunca nos falte.
Que Dios nos retire todo mal pensamiento, odio y maldad, ya que a nadie mal deseo.
Desde hoy en nuestra casa imperará la armonía y el prodigado por nuestro sublime Dios que todo lo piensa y lo vence.

 

ORACION A LA DIVINA PROVIDENCIA
¡Oh divina Providencia!¡Concédeme tu clemencia y tu infinita bondad! Arrodillada a tus plantas a ti caridad portento. Te pido para los míos casa, vestido y sustento. Concédeles la salud, llévalos por buen camino. Que sea siempre la virtud la que los guíe en su destino. Tú eres toda mi esperanza. Tú eres el consuelo mío. En la que mi mente alcanza, en ti creo, en ti espero, y en ti confío. Tu divina Providencia se extiende a cada momento. Para que nunca nos falte: casa, vestido y sustento.

 

ORACIÓN POR NUESTRA FAMILIA Y PARIENTES.
Te suplicamos, Jesús, por todos nuestros parientes y seres queridos y te pedimos estar siempre dispuesto a rogar por ellos. Condúcelos a la luz de la verdad, consérvalos siempre en esa Verdad, si por dicha ya la poseen; guárdalos en estado de gracia y concédeles el don de la perseverancia. Te pedimos por nuestros parientes, padres y Madres; por nuestros hijos, por cada uno de Ellos; en particular; por nuestros primos y toda nuestra parentela; por nuestros amigos Más íntimos; por nuestros maestros y alumnos; Por nuestros jefes y patrones, por nuestros Servidores y trabajadores; por nuestros socios y Compañeros de trabajo; por nuestros vecinos y Por nuestros superiores; por todos aquellos que Nos quieren bien y por los que no nos quieren; por Nuestros enemigos; por nuestros competidores y Rivales; por los que nos insultan y calumnian. Te pedimos por ellos, no sólo en esta vida, sino También en su muerte, para que tengan la dicha de morir en gracia de Dios, para que Dios se Digne reducir el tiempo de su expiación y admitirlos A su presencia. Amén.

 

ORACIÓN DE PAZ PARA LOS HOGARES
Paz, Señor, soy uno de los mortales, que tal vez anda más oscurecido en mi camino; por consiguiente, podré ser guiado y no guiar. Pero de tu grandeza todo se espera, quiero como pan de mi hogar la paz, como de los pobres la paz, como de los tiranos y enemigos la paz, que en nuestros cerebros brille y que agrupados todos bebemos en la misma fuente, para que restablecidos nuestros espíritus, sólo la paz, tranquilidad y armonía, podamos transportar al mundo de lo bello.
¡Oh! Paz sagrada que huyes de nuestros corazones con el peso de nuestras culpas, no nos abandones, sabemos que el espíritu de Dios es el espíritu de paz.
Cúbrenos con el velo de tu gracia y el resplandor de tu magnificencia. Gloria a Dios en las alturas y Paz entre los hombres de buena voluntad.

 

ORACIÓN POR UN HIJO AUSENTE
Nuestro hijo, Señor, es también tuyo; Está alejado de nosotros, Pero está contigo Y tu paternidad nos consuela. En ti permaneceremos unidos. Tú ves lo que nosotros no vemos; Tú puedes lo que nosotros no podemos; Tú eres amorosamente providente. Aleja de él todo peligro. Protégele ahora que está lejos de casa. Confiamos en ti, Porque eres el mejor de los padres. Amén.

 

ORACIONES DE VÍRGENES

 

ORACIÓN A LA SANTISIMA VIRGEN DE LA MERCED
Dulcísima siempre virgen maría de la merced, benignísima madre de dios, estrella resplandeciente del mar. luna hermosa sin las menguantes de la culpa, escogida como el sol: escucha, señora, nuestros ruegos, tú que benigna atendiste desde los cielos los tristes lamentos de los miserables cautivos, que gemían sin consuelo en la dura opresión de los bárbaros mahometanos, rompiendo los grillos y cadenas que los aprisionaban, por medio de tu religión de redentores, por este profundo ardor de tu caridad te pedimos, dulcísima maría, rompas las cadenas de nuestras culpas, para que libre de ellas, merezcamos conseguir lo que te pedimos en esta oración. Amén.

(ahora se rezan tres padre nuestros y tres ave marías con gloria patri en reverencia de lo que padeció la santísima virgen en aquella hora en que vio expirar a su santísimo hijo y consumo la redención del género humano).

Se recomienda usar una medalla de ntra. Sra. de las mercedes durante el rezo de la oración.

 

ORACIÓN A LA SANTISIMA VIRGEN DE REGLA
Oh, santísima y dulce virgen María, madre de Dios, hija del sumo rey y señora de los ángeles, madre del criador de todos, reina de las misericordias, inmenso abismo de piedad! recíbenos bajo tu protección y amparo a todos los que solicitamos favor, remediando las necesidades de todos los que afligidos te invocan, como lo refieren las historias y pregonan los que en todos los tiempos han implorado tu patrocinio visitando devotamente tus templos, y especialmente el santuario en imagen de regla, en que parece has querido ostentar más tu poder y caridad, pues en este templo, y por ésta tu imagen, todos hallan su remedio y su consuelo; los navegantes en las mayores tempestades, invocándote como señora de regla, se libran de tan manifiesto peligro y en las navegaciones más dilatadas y peligrosas, haciendo voto a su santuario de regla, logran con felicidad el puerto que desean. Los perseguidos de sus enemigos se salvan por la devoción a ésta tu imagen. los enfermos de todas las enfermedades (hasta los deplorados ya de médicos) en ésta tu casa y por ti sanan. los miembros débiles e impedidos, aquí cobran fuerzas, y generalmente todos los males aquí tienen remedio, como lo publican las paredes de este templo y los milagros puestos en ellas. Venerando, oh, reina del cielo! ésta tu imagen de regla, imploramos tu patrocinio y favor, pidiéndote nos alcances de tu hijo precioso el consuelo de una buena conciencia, salud y fuerzas para servirte y venerarte; el remedio de nuestras necesidades y especialmente, el de aquélla por quién os hacemos esta oración. Esperamos señora, por tu intercesión, conseguir lo que pedimos, aunque lo desmerecen nuestras culpas, por la eficacia de tus ruegos. Amén.

 

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVES
Amabilísima reina y benditísima señora de los ángeles, maría santísima de las nieves, salud de los enfermos, consuelo de afligidos, alegría de los tristes, refugio de pecadores y universal amparo de todos vuestros devotos; a vuestros sagrados pies, madre clementísima, se postra rendida una hija vuestra, necesitada vengo de todo consuelo y amparo, y puesto os dignasteis señora, manifestar vuestro benignísimo rostro en vuestra prodigiosa imagen a quien todos veneramos con el título de las nieves, y que hallada en un pozo de cristalísimas y dulces aguas, expresáis en ella vuestras benignidades y misericordias, franqueando liberal innumerables favores a vuestros devotos con raros prodigios y maravillas; humilde os pido, señora, os dignéis por vuestra clemencia alcanzarme de vuestro amado hijo y mi dios, fe viva, firme esperanza y caridad encendida, para que abrasada mi alma en el amor del bien sumo y limpia de todo afecto, logre por vuestra intercesión sean oídas mis súplicas en el trono de la divina piedad y adoraros eternamente en la gloria. Amén

Cinco ave marías y gloria patri al hacer la petición que se desea.
Se recomienda usar una medalla de ntra. Sra. de las nieves durante el rezo de esta oración.

 

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LORETO
Oh misericordiosa virgen de Loreto, abogada y protectora de los hogares! derrama sobre nosotros, que nos ponemos bajo tu amparo, tu santísima bendición y aparta de nuestras almas y de nuestros hogares las divisiones, conflictos y tensiones entre los que en ellos habitan. Alivia nuestras penas, enséñanos a vivir con armonía y haznos capaces con tu auxilio de encontrar los recursos y saber construir con ellos un verdadero hogar, consérvanos siempre un techo donde cobijarnos, una habitación para compartir con nuestros familiares y amigos y un ambiente de paz en el que podamos amarnos y servirnos recíprocamente.
Piadosísima virgen acoge nuestros ruegos con la dulzura y piedad que dios ha puesto en tu corazón. te lo pedimos por tu hijo Jesucristo nuestro señor. Amén.
Se reza un ave maría y gloria al padre.

 

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LOURDES
Oh excelsa Señora! Que sólo tu hallaste gracia delante del Señor desde el primer instante de tu ser. Humildemente te ruego que recibas con agrado el corto obsequio de ésta oración (decir tres Ave María), para que siendo agradable a tu santísimo hijo y a ti, me concedas este privilegio (decir petición).
Escucha mis súplicas y acógelas benignamente. Amén.

 

LA VIRGEN DE LA CARIDAD DEL COBRE
Esta oración es copia de la que dejó la virgen de la caridad del cobre para las mujeres. Los tres juanes devotos de la caridad del cobre, navegaban por el mar cuando una tormenta de agua les alcanzó, se vieron perdidos y ahogándose estaban cuando llamaron por ella apretando con fuerza su reliquia. se les apareció en la canoa, los salvó a los tres, a Juan odio, a Juan indio y a Juan esclavo y les dijo estas palabras: “sabed mis queridos hijos que yo soy la reina y madre de dios todopoderoso: y los que creen en mi gran poder y sean devotos míos, siempre conservarán mi estampa en una reliquia para que le acompañe, y con ésta estarán libres de toda cosa mala, estarán libres de muerte repentina...no podrá morderle ningún perro con rabia, ni ninguna clase de animales malos...estarán libres de accidentes y aunque una mujer esté sola no tendrá miedo a nadie, porque nunca verá visiones de ningún muerto, ni cosas malas diciendo esto: “la caridad me acompañe y su hijo...con los santos evangelios y la cruz en que murió. amén. Jesús.” y luego le dijo a Juan esclavo: “Juan aquí dejo esta oración para cuando una mujer esté de parto y sufra por los dolores, la ponga sobre su vientre haciendo la señal de la cruz, en memoria de los siete dolores que yo tuve tan fuertes, y que desde lo alto del cielo alcancen ella y la criatura la bendición de dios. Rezará también un credo al gran poder de dios y una salve a la santísima virgen de la caridad, teniendo así un parto sin peligro. Amén. Jesús.


LA VIRGEN Y MÁRTIR SANTA BÁRBARA (especial abogada contra rayos, temblores e incendios) 
Soberano y eterno Dios, admirable en tus santos, especialmente en la gloriosa virgen y mártir santa Bárbara, a quién previniste con tu gracia para cuya fe a los doce años de su edad padeció cárceles, azotes y otros crueles martirios, hasta ser degollada por su mismo padre, en cuyo tránsito te pidió la hicieras gracias: que los que se valieran de su intercesión fuesen libres de mal, socorriéndolos en la hora de la muerte, no permitiendo que muriesen sin los santos sacramentos y se lo otorgaste, asegurándola que había sido oída su petición; te ruego, señor, por los méritos de tu querida esposa santa Bárbara, a quién fortaleció tu omnipotencia e ilustró tu sabiduría y abrasó tu amor, me concedas fortaleza para resistir las tentaciones, para conocer y llorar mis culpas y amor tuyo, para que abrasado en él merezca el patrocinio de esta sagrada virgen y en especial en la hora de mi muerte, en que fortalecido con los santos sacramentos y por medio de ellos y la intercesión de la santa, gozar en su compañía contigo en la gloria, en donde vives y reinas por todos los siglos de los siglos. Amén.  
 

MARIA LIENZA
Madrecita, madre de la raza mestiza, yo xxxxx fiel creyente de tu poder, ruego en el nombre de la Divina Providencia me ayudes, me liberes de todo mal y me brindes tu Santa Protección, tú que has llegado hasta la corte celestial, presides la Corte India y estás rodeada de ángeles arcángeles y serafines, yo xxxxx admirador y creyente en ti, pido en el nombre de Dios, me irradies con amor, armonía, paz y prosperidad; te pido, oh reina mía, te dignes guardar mi hogar y mi persona contra la envidia, la mala fe y de toda mala influencia.
Concédeme la gracia que te pido (hacer la petición), me ilumines y estés siempre junto a mí. Amén.
Monarca Reina María Lionza. Tu culto es la gloria, tu nombre es divino, tu amor es la antorcha que alumbra el camino de vuestra conciencia, derrame tu luz de fe y espe-ranza al Divino Jesús. Reina María lionza, por tu poder, por los siete Espíritus que te acompañan, no dejes que las estrellas maldigan ni que el cielo me borre la ilusión, ni que Satanás ni los brujos me destruyan este pobre corazón.
Te suplico en compañía del Espíritu del monarca Hogún Balenilló, del Espíritu de Candelo Sédife, por el Espíritu de Gede limbo, por el Espíritu de Saúl lemba; porque yo sin tí no tengo dicha ni consuelo, ni gloria tiene el cielo, ni vive el corazón y así de que me sirve vivir en este mundo sin brújula y sin rumbo, sin remo ni timón. Se le rezan 3 Padrenuestros, 3 Ave María y los méritos de Jesucristo. Amén.

 

 

 ORACIONES PARA LA SEMANA

 

ORACIÓN PARA EL DOMINGO
Líbrame Señor, yo te lo ruego de todo corazón, de cuantos males pasados, presentes y futuros, tanto del alma como del cuerpo, puedan aquejarme, concediéndome por vuestra bondad la paz, la salud, la tranquilidad y cuanto pueda redundar en la honra y gloria vuestra. Sedme propicio, Dios y creador mío, y acordarme la paz y la salud durante mi vida, haciendo que esta vuestra criatura logre siempre estar asistida del socorro de vuestra misericordia y que no sea jamás esclava del pecado ni del temor de ninguna turbación; por el mismo Jesucristo vuestro hijo, nuestro Señor, que siendo Dios vive en la unidad del Espíritu Santo por todos los siglos de los siglos. Así sea. Que la paz del Señor sea siempre contigo. Así sea. Que esta paz celeste, Señor, que has dejado a tus discípulos, permanezca siempre firme en mi corazón y sea siempre entre mis enemigos y yo como muralla infranqueable. Que la paz Señor, su cara, su cuerpo me ayuden y protejan mi alma y mi cuerpo. Así sea. Cordero de Dios, nacido de la Virgen María, que al estar en la cruz has lavado al mundo de sus pecados, ten piedad de mi alma y de mi cuerpo; Cristo Cordero de Dios, inmolado por el bien del mundo, ten piedad de mi alma y de mi cuerpo; Cordero de Dios, por el cual todos los fieles han sido salvados, dadme tu paz eterna así en la vida de la muerte como en la muerte de la vida. Así sea.

 

ORACIÓN PARA EL LUNES
¡Oh gran Dios! Por quien todo se ha librado, líbrame del mal. ¡Oh gran Dios!, que has concedido tu consuelo a todos los seres, otórgamelo a mi también. ¡Oh gran Dios!, que has socorrido y asistido a quién te ha suplicado, ayúdame y socórreme en todas mis necesidades, miserias, empresas y peligros: líbrame de todos los obstáculos que me pongan mis enemigos, tanto visibles como invisibles, en el nombre del Padre, que ha creado el mundo entero; en el nombre del Hijo, que ha cumplido la ley en toda su perfección; yo me inclino ante tus pies y me acojo a tu protección. Así sea. Que la bendición de Dios Padre, cuya sola palabra ha hecho todo, sea siempre conmigo, que la bendición de Nuestro Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, sea siempre conmigo; que la bendición del Espíritu Santo, con sus siete dones, sea siempre conmigo; que la bendición de la Virgen María, con su Hijo divino, sea siempre conmigo. Así sea.

 

ORACIÓN PARA EL MARTES
¡Oh, Dios creador, salvador y glorificador! Haz, Señor, que la bendición de los Santos Ángeles, Arcángeles, virtudes, poderes, tronos, dominaciones, querubines, y serafines, sean siempre contigo. Amén. Que la bendición de todos los cielos y la de Dios sean siempre conmigo. Amén. Que la bendición de los Patriarcas, Profetas, Apóstoles, Mártires, confesores, vírgenes y de todos los Santos sea siempre conmigo. Amén. Que la amistad de Dios Todopoderoso me sostenga y proteja; que su bondad eterna me conduzca; que su caridad sin límites me inflame; que su divinidad suprema me guíe; que el poder del Padre me conserve y fortifique, porque el Padre es paz; que la sabiduría del hijo me vivifique y esclarezca, porque el Hijo es la vida; que la virtud del Espíritu Santo me consuele y alivie, porque el Espíritu Santo es la salud. Que la divinidad de Dios me bendiga; que su piedad me de ánimo, que su amor me conserve; que esté siempre entre mis enemigos visibles como invisibles. Así sea. ¡Oh, Jesucristo hijo de Dios vivo, ten piedad de este pecador!. Amén.

 

ORACIÓN PARA EL MIERCOLES
¡Oh, Manuel! Defiéndeme contra el enemigo común y malo, y contra todos mis enemigos visibles e invisibles, y líbrame del mal. Jesucristo rey, vino en paz y la guerra encendida de su casa es la paz de las almas, que nunca la conocieron. Jesucristo triunfa, Jesucristo reina, Jesucristo manda; que Jesucristo me aleje de todo mal y de la paz que ansío. He aquí la cruz de nuestro Señor Jesucristo. Huyan, pues, mis enemigos a su vista, que el León de la tribu de Juda a triunfado; raza de David, Aleluya, Aleluya. Salvador del mundo, sálvame por tu preciosa sangre; socórreme por tu cruz bendita. Dios misericordioso, Dios inmortal, sé mi guía, protégeme Dios mío. ¡Oh, Agios Otheos, Agios Ischyros, Agios Athanatos, Eleyson Himas, Dios Santo, Dios Fuerte, Dios Misericordioso e inmortal, tened piedad de mí, que soy criatura vuestra, sed mi sostén y mi guía. Señor, no me abandonéis, no desoigáis mis plegarias; Dios de mi salvación, ayudadme siempre. Dios mío. Amén.

 

ORACIÓN PARA EL JUEVES
Ilumina mis ojos con la verdadera luz, a fin de que no permanezcan cerrados en el sueño eterno, por temor de que mi enemigo pueda decir que le he aventajado. En tanto que el Señor esté conmigo, no tendré que temer la maldad de mis enemigos. ¡Oh, dulcísimo Jesús!, Conservadme, ayudadme, salvadme. Que solo el pronunciar el nombre de Jesús toda rodilla se doble, tanto celeste como terrestre y como infernal, y que toda lengua publique que Nuestro Señor Jesucristo goza de la gloria de su Padre. Así sea. Sé perfectamente y ni siquiera lo pongo en duda, que el día en que invocaré al Señor en aquel mismo instante seré salvado. Dulcísimo Señor Jesucristo, Hijo amado del Gran Dios vivo, que habéis hecho tantos y tan grandes milagros por la sola fuerza de vuestro preciosísimo nombre y habéis enriquecido abundantemente a los indigentes, puesto que, ante Él y por la sola virtud, los ciegos veían, los sordos oían, los mudos hablaban, los leprosos se veían sanos, los enfermos curaban y los muertos resucitaban; porque tan pronto como se pronunciaba tan dulcísimo nombre, el oído se sentía encantado y rejuvenecido y la boca llena de cuanto hay de más agradable es este mundo, y con solo pronunciarlo y todas las tentaciones, aún las peores, desaparecían; todos los demonios huían y todas las enfermedades eran curadas: todas las disputas y luchas de la vida, los mismo las de la carne como las del diablo se disputaban, sintiéndose el alma llena de todos los dones celestiales; Porque cualquiera que invoque el Santo Nombre de Dios será salvado; éste Santo Nombre, sí, pronunciado por el Ángel, antes de que Jesús fuera concebido en el seno de la Santa Virgen, y que será alabado y ensalzado por los siglos de los siglos. Amén.

ORACIÓN PARA EL VIERNES
¡Oh, dulce Nombre! Nombre de Jesús, nombre de la vida, de la salud, de la alegría, del bien, del amor; nombre precioso, regocijador, glorioso y agradable; nombre que fortifica al pecador; nombre que salva, conduce, gobierna y conserva todo. Haced, piadosísimo Jesús, que por la fuerza de este dulcísimo Nombre se aleje de mí el demonio. Iluminadme, Señor, pues estoy ciego; disipad mi sordera, enderezadme, pues soy cojo; devolvedme la palabra pues soy mudo; curad mi lepra, devolvedme la salud y, en una palabra resucitarme, pues estoy muerto. Dadme la vida y rodearme por todas partes a fin de que abroquelado y fortificado con ese Santo Nombre viva siempre en voz, alabándoos y honrándoos, por cuanto todo es debido y sois el más digno de gloria. Piadosísimo Jesús, concededme los bienes y la tranquilidad que gozan tus elegidos, y haz que huya el demonio de mi lado; cúrame las enfermedades que padezco, físicas y morales, y bendeciré tu nombre con la misma fe que ahora, lo hago, sin saber si soy digno de tu piedad; Siempre estarás en mi corazón, aunque no me compadezcas, y estoy seguro, de que, con mi adoración, aunque no me oigas, si no gozo por lo menos no sufriré, por que el demonio huirá de mí por no escuchar sin rabia y desconsolado mi plegaria hacia ti, llena de humildad y cariño. Bondad tan santa como la tuya no dejara de extenderse hasta este pecador, que te ruega y suplica con toda su alma, corazón y vida, lo tomes bajo tu protección y amparo para que sea libre de tentaciones para que pueda vivir y morir en tu Santa Gracia. Amén.

 

ORACIÓN PARA EL SÁBADO
Jesús, Hijo de Madre, Salvador del mundo, que el Señor me sea propicio, dulce y favorable; que me acuerde un espíritu sano y recto para rendirle el vasallaje que le es debido, a Él que es el libertador del mundo. Nadie podía poner la mano sobre Él, porque su hora no había llegado: Él que era, que es y que será siempre Dios y hombre, principio y fin. Que esta plegaria que te dirijo me garantice eternamente contra mis enemigos. Amén. Jesús de Nazareth, Rey de los Judíos y Redentor del mundo, mira a esta alma infeliz que se humilla ante ti y se cree todavía indigna de arrodillarse ante excelsitud tan grande y dame la paz que ansío. Amén. Tened piedad de mí, que soy un pobre pecador y miserable criatura, Conducidme con arreglo a vuestra dulzura por la vías de la salvación eterna. Amén. En el tiempo que el buen Jesús cumplía su misión redentora sobre la tierra, los sacerdotes judíos que no llegaron a comprenderle mandaron emisarios para que lo aprehendieran. Y Jesús, sabiendo los sucesos que debían acaecerle, se acercó a ellos y les dijo: ¿A quién buscáis? Y ellos respondieron: A Jesús de Nazaret. Y Jesús les contestó: Yo soy. Y cuando Judas, que estaba entre ellos y debía entregarle, les dijo que era Él, todos cayeron por tierra ¿A quién buscáis?, Volvió a preguntarles Jesús y como ellos contestaran que a Jesús de Nazaret, Jesús le respondió: Ya os he dicho que yo soy, y si es a mí a quien buscáis, dejad marchar a aquellos (refiriéndose a sus discípulos. Y Jesús paso por entre medio de ellos sin que nadie osara poner su mano impía sobre Él, porque su hora no había llegado. La lanza, los clavos, la cruz, las espinas que habéis sufrido prueban, Señor, que habéis borrado y expiado los crímenes de los miserables. Preservadme, Señor Jesucristo, de las emboscadas que me preparan mis enemigos, pues vuestras cinco llagas me sirven continuamente de remedio. Jesús es la estrella; Jesús es la vida; Jesús ha sufrido; Jesús ha sido crucificado; Jesús, Hijo de Dios vivo, tened piedad de mí. Amén.

 

imagesCAT1SQUJ.jpg